20.2.18

Corazón de hielo


Un corazón de hielo que no sienta el amor; uno que no sienta la alegría ni tampoco la tristeza, que no sienta enojo ni tampoco cariño.

Un corazón de hielo tan duro como los diamantes: que no sea fácil de romper; uno que aguante hasta lo más grande, que sea capaz de brillar en todo momento.

Un corazón de hielo que no se confunda, que no se ilusiones y que no se decepcione; uno que sea inmune a los sentimientos.

Un corazón de hielo que resida en mí, con todas estas cualidades; uno que me impida sentir.

Un corazón de hielo que no sangre, que se quede así para siempre y que me proteja de mi mente porque es ella quien maneja y me hace sentirme bien para luego sentirme mal.

Un corazón de hielo en el que de verdad residan los sentimientos, uno que sirva de cárcel para los mismos, que se queden pero no se exterioricen hacia mí.

Lo malo es que hasta con un corazón de hielo, como es de hielo, llegas y haces que se derrita: vuelva a su estado natural perdiendo todo el tiempo de congelación. Qué cabrón.

Que vienes y cambias el sentido de todo, que vienes y conviertes el terreno inerte en uno fértil lleno de flores preciosas.

No comments:

Post a Comment

Lo que le da energía a un blog son vuestras opiniones y aportaciones, así el blog permanece activo y cuidado, así que si planeáis dejar un comentario con lo anteriormente dicho, el blog estará muy agradecido, el blog tendrá algo con lo que alimentarse.
No me importa el spam siempre y cuando esté en una medida prudente y que no moleste pero si necesitas hacerlo o comunicarme algo sobre el blog, nominaciones a premios o consultas, arriba en las pestañas hay una sección donde puedes hacerlo. ("Comunicados")
Gracias por visitar.